Cinco claves para hablar de política con niños y adolescentes

politica adolescentes dudas

La política parece que es un tema exclusivo del mundo adulto. «Hay que ser gente grande para saber de eso.  ¿Es necesariamente así? Conviene plantearnos otra pregunta clave: ¿cuándo comenzamos a ser ciudadanos? Somos ciudadanos desde el día que nacemos, aunque la capacidad de ejercer esta condición se ejerza de manera progresiva. Los niños, niñas y adolescentes son ciudadanos, en consecuencia, también tienen derechos políticos.

Sabemos que la política (partidista) puede parecernos sucia, llena de corrupción, engaños, o valores que no quisiéramos que nuestros hijos desarrollaran. Sin embargo, queremos que nuestros países mejoren, cambien; eso sí, que sean otros los que se metan a cambiar la realidad.

Es lógico que los padres y docentes puedan plantearse la pregunta de cómo hablar de política con niños, niñas y adolescentes sin afectarlos, sin cambiar esa “inocencia” propia de su edad. Cuando no tenemos respuestas a este tipo de interrogantes, evitamos hablar de los temas directamente. “Esperamos a que llegue el momento adecuado”.

El gran problema es que el momento adecuado puede que nunca llegue y nuestros hijos cumplan 18 años y sean capaces de votar sin estar preparados para ello, o que sencillamente vivan en un país que ha perdido la democracia, como Venezuela, y no consigan reconocer que existen otras formas de vivir. Que los funcionarios públicos no tienen que ser corruptos, que la libertad de expresión es fundamental (no sólo cuando se dice lo que nos gusta), que es sana la alternancia política, que no es conveniente que un solo partido político tenga el control de todos los poderes (aunque sea el que me guste) y que finalmente nadie está por encima de la ley.

Estas cosas sencillas, pueden en este punto parecernos tan lejanas de nuestra realidad que pudiéramos pensar que no tiene sentido hablar de ellas. Sin embargo, ahora más que nunca es crucial sentar las bases que permitan construir ciudadanía y preparar a los niños frente a situaciones difíciles.

¿Hay que hablarles de política a los niños?

Claro que nos asusta que los niños y adolescentes se acerquen a las manifestaciones y pierdan su vida como los más de 23 que fueron asesinados en 2017 en el contexto de rebelión popular. Sin embargo, no se trata de promover que los niños y adolescentes asistan a manifestaciones públicas, hoy las condiciones de riesgo son muy elevadas. A lo que nos referimos es a cómo formamos consciencia política en nuestros niños y adolescentes.

La política tiene que ver fundamentalmente con lo público. Aprender a pensar en lo público es una parte fundamental de lo ciudadano que se nos ha extraviado en el camino. No se trata tanto de pensar en quién alcanza el poder (aunque el poder siempre esté asociado a la política), sino de cómo se ejerce, de cuál es el poder que también tengo yo como ciudadano y sobre todo pensar en qué tipo de país quiero tener. Todos estos son temas que podemos conversas con nuestros hijos, sin conducir un proceso de adoctrinamiento o exposición precoz.

Quisiera extender cinco claves para hablar de política con nuestros hijos:

  1. Preguntarles qué piensan sobre la situación del país: antes de asumir qué saben o no los niños es mejor preguntarles qué conocen, de forma tal que pueda tenerse un punto de partida desde el cual puedan aclararse dudas, completarse vacíos e intercambiar ideas. Por más que nos parezca que están ajenos a la dinámica del país, este les toca y van formando sus propias interpretaciones de la realidad.
  2. Recordar cómo deberían ser las cosas:aunque nuestra realidad diste del deber ser, o lo plasmado en la Constitución es clave no perder de vista los referentes de la sociedad que tenemos. Debemos analizar la realidad actual en relación a lo que debería ser, recordando que el hecho de que algunas personas no cumplan con su deber no significa que ese deber no exista.
  3. Evitar reproducir mis propia postura política en los niños:puede parecerme una respuesta madura el que los niños (especialmente si son mis hijos) repitan mis conceptos políticos tal como yo los digo, pero ¿realmente comprenden lo que están planteando? ¿esa es su verdadera opinión? Cuando se nos presenta una opinión política de niños es muy importante preguntar, repreguntar, parafrasear para tratar de favorecer que estos desarrollen su punto de vista, permitiéndonos comprender qué quieren decir. Puedo estar de acuerdo o adversar como padre o docente una postura política, pero mi trabajo en la crianza no es reproducir una mirada del mundo, sino generar las condiciones para que los niños tengan su propio punto de vista. Este puede coincidir conmigo, pero también debo ser capaz de tolerar las diferencias.
  4. Evitar ofender y ofenderme: Debo evitar el uso de calificativos o insultos cuando me refiero a quienes piensan políticamente diferente, dado que enseñaremos que cuando alguien piense distinto tengo todo el derecho del mundo a descalificarlo. Puedo decir que no estoy de acuerdo e inclusive molesto, pero no perder de vista la importancia del modelo que represento para los niños y adolescentes. Del mismo modo, conviene que no me ofenda o tome de manera personal cuando piense de manera diferente, debo permitir que forme su propio criterio. Puedo cuestionar, reflexionar junto a él, pero comprender que su postura política no es un ataque hacia mí.
  5. Reconocer mis límites:si no tengo una respuesta a una pregunta o planteamiento es válido reconocerlo y tomarse el tiempo para buscarla. Es recomendable mostrarse abierto ante este escenario, dado que podemos dar respuestas poco adecuadas e inclusive hostiles cuando no sabemos que decir. Incluso reconocer cómo me siento frente a un tema o situación, puesto que si no me estoy en condiciones para poder hablar sobre un tema sensible es mejor posponer la reflexión, antes de generar daño.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*