En Venezuela 19% de las víctimas de trata son niños, niñas y adolescentes

Una representante del Ministerio para Relaciones Interiores Justicia y Paz aseguró que las redes sociales son las plataformas usadas para captar a potenciales víctimas

trata de niños niñas y adolescentes

Con menos de 15 días de nacido, un pequeño fue vendido. En marzo de este año, el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) informó la detención de siete personas, por su presunta responsabilidad en el delito de trata de personas.

Dos de los involucrados en el crimen es la madre y padrastro del niño: Yamileth Quesada Grillet, de 22 años de edad; y Klender Ugas Siso, de 20. Otros dos detenidos fueron los padres sustitutos: Jessica García de Malavé, de 44 años de edad; y Carlos Malave Agreda, de 46. Las últimas tres aprehendidas son enfermeras del hospital José Gregorio Hernández de Tumeremo, estado Bolívar, donde nació el bebé: Anel Suárez, Carmen Afanador, Yuleida Cordero, de 44, 62 y 48 años de edad respectivamente.

No es un caso aislado. La trata de personas y otros delitos vinculados a la esclavitud moderna son una realidad invisible en el país. Para Carmen González Castro, representante del Ministerio para Relaciones Interiores Justicia y Paz, los reportes que llegan a la prensa son menores a los que ellos manejan en la institución. Ella es la directora de la Oficina Nacional contra la Delincuencia Organizada y el Financiamiento del Terrorismo.

Aunque sin cifras netas, González Castro aseguró que en los últimos dos años detectaron un incremento en la trata de niños, niñas y adolescentes.

Para 2017 y 2018, último balance de la oficina del Ministerio, 19% de los casos reportados a las autoridades policiales y del Ministerio Público involucraba a niños, niñas y adolescentes como víctimas.

Otro dato que reveló González Castro a Proiuirs fue que en 12% de estas denuncias los padres, representantes o cuidadores legales son los responsables del delito. “Te dicen que no tienen recursos económicos para mantener a los niños”, dijo al periodista de la organización, Edgar López.

El 30 de mayo, en medio de un foro organizado por la asociación civil Éxodo y la Embajada Británica, González Castro reconoció que las cifras manejadas por el Ministerio son inferiores a la realidad, debido a que no todos los casos son denunciados en las instancias pertinentes.

La especialista aclaró que las redes sociales son una plataforma usada por las redes de trata y tráfico de personas. Hizo un llamado a los padres a estar alertas.

¿Qué es la trata de personas?

Es una forma de esclavitud moderna. Sí, esclavitud. Usan a las personas como mercancía para explotarlas laboralmente o sexualmente.

Según el protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, la trata entiende como el proceso de captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas. Se logra a través de la amenaza, al uso de la fuerza y otras formas de coacción; también se recurre al rapto, fraude, engaño, abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad.

Un informe levantado por la Oficina de las Naciones Unidos contra la Droga y el Delito revela que 72% de las víctimas de trata detectadas en 2018, en todo el mundo, son del género femenino. El 49% de los casos son mujeres adultas y 23% son niñas, lo que representa un incremento en relación con el informe anterior, de 2016.
Estimaciones de la ONU indican además que el delito deja al menos 150 mil millones de dólares en ganancias en todo el mundo.

Alerta en el Arco Minero

La Coalición en Equivalencia que defiende los derechos de las niñas, adolescentes y mujeres publicó en mayo su más reciente trabajo. Se trata del informe Mujeres al Límite 2019. En él sobresale una realidad del sur del país, en medio de un panorama de abandono del Estado: la explotación sexual en la región minera del estado Bolívar.

Hombres vinculados a las mafias del oro y funcionarios de las fuerzas de seguridad del Estado usan a niñas y adolescentes con fines sexuales. Las venden o abusan de ellas. “La actividad minera tejió una red que se encargó de incrementar la violencia contra la mujer.

En vista de que los mineros no pueden abandonar sus sitios de trabajo, las llevaron para utilizarlas y también para que se encarguen de las labores domésticas o brinden trabajos sexuales”, publicó el medio Crónica Uno.

Be the first to comment

Leave a Reply