Adolescentes de 24 instituciones educativas discuten y proponen estrategias para prevenir el acoso escolar

Más de 150 personas, entre estudiantes, docentes y directivos, participaron en el encuentro “Diez prioridades para promover la convivencia y prevenir el acoso escolar”, el martes 30 de enero de 2023. Esta propuesta de Cecodap ofreció a 124 adolescentes un espacio seguro para discutir y exponer estrategias para fomentar el respeto y el buen trato en el aula y actuar en casos de violencia. Al mismo tiempo, permitió a los educadores exponer sus experiencias y preocupaciones en un intercambio conducido por abogados expertos en derechos de la niñez y la adolescencia. 

La actividad se realizó en el marco del Día Internacional de la Paz y la No Violencia en las Escuelas. Participaron estudiantes de 24 centros educativos de Distrito Capital, Miranda, Nueva Esparta y La Guaira, reunidos en los espacios del Trasnocho Cultural, en Caracas. El encuentro es parte del Proyecto ExpresANN, el cual promueve el derecho a la libertad de expresión de los niños, niñas y adolescentes y fortalece el compromiso de las escuelas a impulsar su participación y liderazgo. Esta iniciativa de Cecodap cuenta con el apoyo de la Unión Europea.

“Para nosotros es un orgullo poder financiar este proyecto”, dijo Pilar Valle-Lersundi, encargada de Programas de Cooperación de la Delegación de la Unión Europea en Venezuela, al inicio de la jornada. “Me gusta porque busca trabajar con gente joven, gente que puede dar muchísimo a sus comunidades […] Venezuela está atravesando procesos de cambio importantes, sobre tecnología, información, medios… hay que conocerlos para saber apoyar a nuestras sociedades” y hay que considerar que “la libertad de expresión es esencial en una sociedad”. 

El evento contó con la participación activa de seis adolescentes, quienes acuden desde hace tres años a Cecodap: Amanda Isturriaga, Valentina Vargas, Andrea Casanova, Alexa Colmenares, Anabella Lorenzo, Alejandro Páez, Anna K Figueroa y Miranda Saraiba. Ellas y ellos trabajaron de la mano con Óscar Misle y Fernando Pereira, fundadores de Cecodap, para elaborar el cronograma del evento.

«Diez prioridades para promover la convivencia y prevenir el acoso escolar» propuso un diálogo entre iguales, en el que los adolescentes que acudieron a la convocatoria también escucharon las experiencias de los adolescentes organizadores. Desde el comienzo de la actividad, y en un discurso entre pares, se puso en evidencia el problema estructural y las posibilidades de superar sus secuelas. 

Amanda Isturriaga, de 15 años, interpretó una pieza de danza, vestida con bermudas y una camisa vinotinto de la selección nacional de fútbol, y al terminar tomó el micrófono para dar la bienvenida. Su performance buscaba señalar un punto: al no encajar con los estereotipos, combinando dos pasiones que parecen opuestas, ha sido objeto de bullying en varias ocasiones. Los estudiantes también escucharon con atención las experiencias de Valentina, Andrea, Alexa y Anabella. “Yo ya tengo 19 años y estudio en la universidad. Pero sufrí de acoso escolar durante 14 años y nadie hizo nada por mí. Mi mamá iba a la escuela, hablaba con los maestros, pero no había cambios. Que estén aquí hoy y me escuchen me llena de emoción porque me dan ese espacio que busqué durante ese tiempo. Pensaba que me trataban mal porque lo merecía. Hoy, después de muchos años, sé que no es así”, dijo la mayor del grupo, Alexa Colmenares. 

Fernando Pereira, cofundador de Cecodap, dio las instrucciones para conformar los grupos de trabajo: los estudiantes recibieron un brazalete al inicio de la jornada y debían agruparse de acuerdo a los colores asignados. Guiados por los psicólogos de Cecodap, los adolescentes compartieron sus experiencias y aportaron ideas para redactar, en cada equipo, diez propuestas para prevenir el acoso escolar y promover la convivencia respetuosa en el aula. En total, se reunieron 50 estrategias que fueron expuestas en la segunda fase de la actividad. 

¿Qué proponen los adolescentes? 

Las y los adolescentes sienten la necesidad de ser escuchados, no sólo para denunciar casos de acoso escolar, también para expresar sus sentimientos y emociones sin ser juzgados. También les interesa que padres, madres, cuidadores, y educadores se involucren activamente en la prevención de la violencia, y sean ejemplo de una convivencia respetuosa. Para esbozar sus prioridades, enumeramos las estrategias comunes planteadas en el encuentro:

  1. Crear un buzón anónimo, digital o físico, que reúna denuncias y que permita a las y los afectados “un momento para desahogarse y decir lo que les preocupa. Aunque sea un momento muy pequeño es importante”, destacó una estudiante delegada. 
  2. Diseñar campañas y talleres para identificar distintos tipos de acoso, como el cibernético o el psicológico. 
  3. Realizar con regularidad dinámicas en el salón que promuevan la integración entre los alumnos y alumnas.
  4. Dictar charlas para padres y representantes, que les ayuden a identificar el acoso escolar en experiencias cotidianas como el chalequeo y tengan una mayor sensibilidad respecto a las consecuencias a largo plazo. 
  5. Planificar reuniones regulares entre padres y alumnos, que sean espacios seguros para conocerse mejor y afianzar la comunicación. 
  6. Garantizar la atención psicológica en las escuelas, “porque debemos dejar de creer que está mal o que es algo de locos buscar ayuda profesional”, dijo uno de los adolescentes delegados. 
  7. Crear grupos de apoyo guiados por psicólogos para compartir testimonios entre personas con experiencias similares. 
  8. Integrar la educación emocional al pénsum, para fortalecer la autoestima y aprender a establecer límites personales.
  9. Establecer grupos de patrullaje que identifiquen situaciones de violencia en el ámbito escolar.
  10. Formar un comité de ética que realice el seguimiento de los casos de acoso escolar.
  11. Tener profesores guías, seleccionados por las y los estudiantes, que sean la referencia segura para manejar casos de bullying y acoso. 

Docentes también participaron

Cada institución educativa también acudió al encuentro con una delegación de docentes y directivos, quienes compartieron sus experiencias para reflexionar sobre las necesidades, limitaciones y respuestas dentro del aula, así como la interacción entre padres y maestros en casos de acoso que han atendido en el pasado. Esta conversación estuvo guiada por los abogados Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, y Gloriana Faría, del Servicio Jurídico de la organización.

Es necesario “superar la lógica del bombero: las escuelas siempre se activan cuando hay una emergencia. Es mucho más fácil prevenir”, señaló Trapani. Faría agregó que la educación sobre convivencia escolar y prevención de la violencia en las aulas no solo debe estar dirigida a los niños, niñas y adolescentes y al personal docente, también debe involucrarse a las familias. Y, al momento de actuar o responder ante un caso, aconsejó “perder el miedo a los Consejos de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes”. 

Segunda fase

«Diez prioridades para promover la convivencia y prevenir el acoso escolar» es el primer paso para elevar los aportes de las y los adolescentes a instancias que puedan ejecutar planes y políticas y responder a sus principales preocupaciones.

Las ideas planteadas por los cinco equipos de trabajo serán reunidas por un grupo de adolescentes en un documento, en el que presentarán las estrategias refinadas y resumidas en 10 planteamientos. El documento será entregado a autoridades venezolanas en los meses siguientes. Como señaló Alejandro Páez, adolescente organizador del encuentro, «servirá de guía para los colegios para prevenir y actuar ante casos de acoso».

¿TIENES SUGERENCIAS PARA NOSOTROS?

TAMBIÉN PUEDES LEER...