Siete observaciones de #AdolescentesTomanLaPalabra al proyecto de ley sobre el acoso escolar

¿Quién garantizará el cumplimiento de la ley? ¿Cuáles serán las sanciones para victimarios? ¿Cómo se reparará a la víctima? ¿Se difundirá información sobre qué es el acoso? Estas fueron algunas preguntas que surgieron durante la discusión entre 12 adolescentes sobre el anteproyecto de la Ley de Convivencia Pacífica para la Prevención y Protección a Niños, Niñas y Adolescentes contra el Acoso Escolar.

El 8 de abril una nueva sesión de #AdolescentesTomanLaPalabra tuvo lugar en Cecodap. Este espacio está abierto para el intercambio de ideas con adolescentes, guiado por los fundadores de Cecodap y educadores, Fernando Pereira y Óscar Misle. En esta oportunidad, la conversación estuvo orientada por el abogado y coordinador general de la institución, Carlos Trapani, así como por los abogados Angela Villafranca y Víctor Briceño.

De acuerdo con el portal de la Asamblea Nacional, el proyecto de ley tiene 24 artículos y está enfocado en la buena convivencia, la paz, la solidaridad, el respeto y como fin último, erradicar el acoso escolar. Fue anunciado el 13 de marzo por Tarek William Saab, fiscal general de Nicolás Maduro.

Lea también: Proyecto de ley contra el acoso escolar: se requiere información y consenso ante un tema complejo | COMUNICADO

«El Estado dice que garantiza la protección, que haya algo, pero no que sea de forma efectiva. Es como que si el Estado dijera que no estoy obligado a que se cumpla. Hay una especie de laguna. Veo que no se establecen las responsabilidades de cada actor, de los estudiantes, de las familias, de los docentes y del propio Estado», indico Elías Haig, de 16 años de edad.

Por su parte, Antonella Pinzón, de 15 años de edad, recordó que el acoso escolar también se puede vivir fuera del recinto educativo y que eso no aparece reflejado en el documento: «Si dices acoso escolar se puede interpretar que sea solo dentro del colegio, pero fuera del colegio, en el ciberbullying ¿quién me protege?».

Esas lagunas fueron notadas también por Anna K. Figueroa, de 16 años de edad, quien exigió que los parlamentarios establezcan claramente cuáles van a ser las responsabilidades del Estado ante este fenómeno. Dijo que la solución para prevenir o sancionar el acoso escolar no debe quedar en mano solo de padres o docentes.

Este 21 de abril fue aprobada en plenaria, por unanimidad y en primera discusión el mencionado proyecto de ley. El diputado Enrique Ramos  aseguró que este nuevo instrumento legal se llevará a discusión en «cada aula» y con la comunidad. «¡Se abren las puertas para una nueva era del hombre nuevo!».

Lea también: ¿Qué medidas debe incluir una ley contra el acoso escolar en Venezuela?

A continuación sistematizamos las observaciones de los adolescentes al nuevo proyecto de ley:

  1.  Hacer énfasis en la comunicación de qué es el acoso escolar, a dónde puede ocurrir y quienes son los que participan en la situación de violencia.
  2. Aclarar las responsabilidades de los actores en el acoso escolar.
  3. Dejar una ruta clara de actuación para que la comunidad educativa sepa cómo actuar y a quién acudir cuando se presente este tipo de violencia escolar.
  4. Priorizar a las víctimas. Informar sobre cómo actuar ante estos hechos, fomentar lazos de confianza en la institución «para que no sigan llevando esa carga».
  5. Brindar apoyo al victimario. «La violencia no viene de la nada. Los victimarios también son víctimas. Se necesita prestar una red de apoyo psicológica, para proteger su integridad y que sus hechos no se repitan», dijo Figueroa.
  6. Visibilizar y proteger a las personas con discapacidad.
  7. No se visibiliza el derecho a opinar y a participar como parte de la lista de derechos que tienen las víctimas de acoso escolar (Artículo 10).
Lea también: «Ningún niño es agresor por naturaleza», así empieza el taller formativo sobre acoso escolar en Cecodap

¿Y los docentes agresores?

«También hay acoso de estudiantes a profesores. Qué pasaría en esa situación», mencionó Sofía Linares, de 12 años de edad. A esta inquietud se le sumaron las voces de otros participantes en el encuentro. Una de ellas fue la de Anabella Lorenzo, de 14 años: «Los niños no están en posición de defenderse en contra de esos abusos».

Ante la preocupación de los adolescentes Villafranca, abogada de Cecodap, recordó que en la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (Lopnna) existen dos artículos que protegen a los menores de edad de la agresión física o verbal de un adulto significativo, como lo son los docentes. Los artículos mencionados explican lo siguiente:

  • Artículo 56. Derecho a Ser Respetado por los Educadores. Todos los niños y adolescentes tienen derecho a ser respetados por sus educadores.
  • Artículo 32 – A. Derecho al buen trato. Todos los niños, niñas y adolescentes tienen derecho al buen trato. Este derecho comprende una crianza y educación no violenta, basada en el amor, el afecto, la comprensión mutua, el respeto recíproco y la solidaridad. El padre, la madre, representantes, responsables, tutores, tutoras, familiares, educadores y educadoras deberán emplear métodos no violentos en la crianza, formación, educación y corrección de los niños, niñas y adolescentes. En consecuencia, se prohíbe cualquier tipo de castigo físico o humillante. El Estado, con la activa participación de la sociedad, debe garantizar políticas, programas y medidas de protección dirigidas a la abolición de toda forma de castigo físico o humillante de los niños, niñas y adolescentes.
Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

¿TIENES SUGERENCIAS PARA NOSOTROS?

TAMBIÉN PUEDES LEER...