Abuso sexual de adolescentes

El tema del abuso sexual se volvió viral cuando una cuenta de Instagram señaló al cantante de la agrupación Los Colores, Alejandro Soto, de mantener relaciones sexuales con al menos seis menores de edad. Pronto comenzaron a difundirse otras denuncias de otros integrantes de grupos musicales.

El canal de la denuncia utilizado fue a través de las redes sociales. Toca a los organismos competentes investigar para determinar las responsabilidades legales y las correspondientes sanciones.

¿Qué es el abuso sexual?

Es toda acción en la que una persona con más poder utiliza a otra para satisfacerse sexualmente. En este artículo haremos énfasis en el caso de que los abusados sean adolescentes. El abusador puede realizar el acto mostrando los genitales, invitando a ver películas pornográficas o grabar videos de contenido sexual, así como con manoseos, masturbación, penetración oral, anal o genital con objetos o partes del cuerpo (dedos, pene). La violencia sexual también se expresa a través de la explotación sexual cuando los adolescentes son utilizados para obtener dinero o cualquier otro beneficio a cambio del intercambio sexual.

El abuso sexual puede realizarse con violencia, amenazas, engaños o a cambio de privilegios, premios.

¿Educamos para la prevención?

No se habla del tema sino cuando surgen los problemas. No hay o es muy débil la prevención. La educación sexual que se da en los planteles suele centrarse en lo biológico, reproductivo y para evitar las infecciones de transmisión sexual; no se imparte como eje transversal en los diferentes niveles de educación.

La naturalización de la violencia también toca lo sexual. Se asume como normal que el varón pueda presionar a la chica para que tenga relaciones sexuales u obligarla a que no utilice protección en nombre del amor. Desde la adolescencia comienzan a realizarse abusos que no son percibidos por ellos como hechos violentos.

Un delito cuyo cómplice es el silencio. La Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNNA) establece que quien realice o participe en actos sexuales con adolescentes, sin su consentimiento, será penado; sin embargo, hay que considerar que no siempre el o la adolescente está preparado para defenderse del acoso de otras personas adultas y detrás de un aparente consentimiento puede haber miedo, vulnerabilidad, intimidación.

También los varones son víctimas de abuso. Ciertamente quienes son más agredidas sexualmente son las mujeres; pero también se da la violencia sexual contra varones y tiende a silenciarse especialmente cuando es perpetrada por otro hombre, por temor a que se pueda poner en duda la orientación sexual de la víctima por todos los prejuicios sociales existentes.

Poco se habla sobre el abuso sexual. Por desconocimiento los adolescentes pueden ser víctimas de hostigamiento sexual, personal o virtual, pudiendo sufrir un daño físico o emocional.

Los medios de comunicación social, la TV, internet pueden presentar información que confunda a los adolescentes en el ejercicio de su sexualidad.

En las familias y centros educativos son pocas o nulas las oportunidades, con algunas excepciones, para hablar sobre este tema.

¿Por qué no denuncia?

A la víctima de abuso o acoso sexual le cuesta denunciar porque siente miedo a las represalias que puedan tomar el acosador o allegados, porque siente culpa por no haber evitado el abuso, siente vergüenza de sí mismo por el peso ético y moral que tiene la sexualidad sobre las personas, porque desconfía del sistema y piensa que la denuncia no va a proceder o simplemente por un mecanismo de defensa como negación para inconsciente evadir la situación. Suele suceder que después de años la víctima logra tener el valor para denunciar asumiendo el costo de exponerse socialmente.

¿Qué podemos hacer?

Informar y formar sobre salud sexual y reproductiva. Según la ley, todos los adolescentes tienen derecho a ser informados sobre su sexualidad para que puedan adquirir una conducta sexual, una maternidad y paternidad responsable, sana, voluntaria y sin riesgos. Se deben garantizar servicios y programas que sean accesibles económicamente, confidenciales y que resguarden el derecho a la vida privada de los adolescentes. Los y las adolescentes mayores de 14 años tienen derecho a solicitar y recibir por sí mismos los servicios (Art. 50 Lopnna).

Denunciar situaciones de violencia sexual. Estas prácticas constituyen un delito que no puede ser resuelto a través de conciliación o negociación con el victimario.

Si la víctima es un adolescente puede hacer la denuncia y solicitar apoyo en un Consejo de Protección para que la Fiscalía realice el procedimiento correspondiente o denunciar directamente ante Ministerio Público o CICPC. Si el victimario es un adolescente, a partir de los 14 años, debe dar cuenta de sus actos ante el Sistema Penal de Responsabilidad del Adolescente. No basta con hacer la denuncia y que se determinen los responsables. Es necesario que la víctima cuente con apoyo y tratamiento psicológico oportuno.

Promover actividades formativas. En los centros educativos se pueden realizar cine foros, grupos de reflexión e intercambio, campañas, obras de teatro… en los que se pueda plantear la problemática de la violencia sexual: cómo se manifiesta, cómo se sienten los involucrados, dónde acudir para solicitar información. De igual forma se pueden realizar trabajos de investigación o tener contacto con expertos que orienten sobre la violencia de género.

Revisar cómo son nuestras relaciones de pareja. Puede ser que, sin darnos cuenta, seamos víctimas de violencia sexual cuando nos sentimos obligados a hacer lo que no deseamos por complacer las demandas sexuales de la pareja, especialmente cuando se utiliza la violencia como forma de coacción.

Culturalmente, no con poca frecuencia, se da el caso de la pareja que por estar unida en matrimonio o tiene un compañero o compañera estable piensa que las agresiones sexuales deben ser toleradas y no pueden ni deben ser denunciadas.

Hasta la próxima resonancia.

Publicado en Caraota Digital.

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

«Tener las mismas consideraciones que tendríamos con un adulto», recomendaciones para visibilizar a los niños en medios
Bullying por orientación sexual produce ideación suicida, revela encuesta #CecodapLive
«En el abuso sexual, el primer obstáculo es reconocer el delito», #CecodapLive
Slider
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER

#CECODAPTIPS