El legado que deberían dejarle las clases virtuales a las presenciales

Se habla sobre un eventual regreso a la clases presenciales en algunos países de América Latina. Se trata de una gran oportunidad para rescatar las estrategias digitales utilizadas y darles continuidad en el aula presencial.

Karina Inés Gómez, licenciada en Ciencias de la Educación y con un máster en Liderazgo Directivo en Escuelas en Argentina, reflexionó sobre el legado que dejan las clases virtuales. Explicó en Elige Educar que ese legado debe contemplar cuatro planos:

  • La comunicación entre docentes y estudiantes.
  • Los diseños curriculares.
  • El proceso de aprendizaje, enseñanza y evaluación.
  • El rol del docente.

Los centros educativos necesitarán pautas y propuestas para estructurar cómo abordar la educación de ahora en adelante. Cree que es ésta una gran oportunidad para rescatar las estrategias digitales utilizadas y darles continuidad en el aula presencial.

Apunta que no se trata de “digitalizar las escuelas”, sino de interrogarse qué utilidad se le quiere dar a la tecnología dentro del aula.

La comunicación en el aula es clave para el aprendizaje

Gómez dice que llegar a la diversidad de la clase es un objetivo que el docente debe proponerse desde el inicio. No solamente a través de distintas actividades de acuerdo a las necesidades, sino mantener comunicación sobre cómo los estudiantes se ven transitando los aprendizajes.

Aconseja utilizar las tutorías personalizadas con los/las alumnos/as es una buena estrategia.  Si no es posible realizarlas durante las horas de clases presenciales, se puede organizar un cronograma a través de la plataforma virtual.

«Quizá sea una oportunidad para que los alumnos puedan expresarse cómodamente, en especial los estudiantes mayores. Con los más chicos, se deberían mantener entrevistas pautadas y pensadas para cada uno. ¡Es importante recordar que cada alumno es distinto, sea cual sea la modalidad!», indicó.

El rol del docente es siempre fundamental

Durante la educación virtual los docentes debieron reinventarse, siendo facilitadores y guías de la enseñanza, poniendo en escena al estudiante como protagonista. Desde este rol, se debió transmitir confianza para que alumnos/as tomaran autonomía en sus aprendizajes. No fue fácil, pero debe ser un rol que se debe potenciar en la presencialidad.

Para lograr que el estudiante analice y reflexione sobre su historia de aprendizaje, es necesario un docente preparado, que intervenga constantemente con su accionar para provocar conflictos cognitivos y así lograr aprendizajes efectivos.

Tanto en la clase virtual como el la presencial  se necesita un docente:

  • Comprometido con los saberes a enseñar.
  • Preparado para actuar en ambos escenarios (virtual y presencial) si es necesario.
  • Que pueda organizarse con una buena secuencia didáctica de cada contenido a enseñar.
  • Mantenerse en la tolerancia, ya que los cambios producen movilizaciones internas.
  • Abierto a nuevas estrategias y preguntas, tanto de sus colegas como de los propios estudiantes.
  • Que busque relatos significativos y atractivos para los estudiantes, teniendo en cuenta la diversidad del aula.
  • Atento a la socialización entre sus estudiantes.
  • Innovador y con capacidad para aprender sobre las nuevas tecnologías, para llevarlas al aula en todo momento posible. La tecnología llegó para quedarse y hay que sacar provecho de ellas en beneficio de clases motivadoras, interactivas y significativas.
Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

«Tener las mismas consideraciones que tendríamos con un adulto», recomendaciones para visibilizar a los niños en medios
Bullying por orientación sexual produce ideación suicida, revela encuesta #CecodapLive
«En el abuso sexual, el primer obstáculo es reconocer el delito», #CecodapLive
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER