El daño colateral en la niñez y adolescencia, tras conflicto armado Rusia – Ucrania

Un conflicto armado se posiciona en la agenda pública. La madrugada del 24 de febrero del 2022, el gobierno ruso lanzó el primer ataque contra Ucrania. Esta es una acción que el mandatario Vladímir Putin señaló, durante una conferencia de prensa, como: «una operación militar especial». La acción dejó más de 40 víctimas y el número va en ascenso a medida que no se detienen los bombardeos en varias ciudades como lo son Podolsk ubicada en la región de Odesa y Mariúpol región de Donetsk.

Según el mandatario de Rusia, su objetivo es «desmilitarizar y desnazificar» a Ucrania y «proteger a las personas que han sido objeto de intimidación y genocidio por parte del régimen de Kiev durante ocho años». Tanto Ucrania, como la Unión Europea (UE), la Organización de Tratado del Altántico Norte (OTAN) y Estados Unidos (EEUU) desmienten este genocidio, del que Putin no ha mostrado pruebas. «No tenemos planes de ocupar territorios ucranianos», ha dicho Putin. 

Por su parte Volodímir Zelenski, presidente de Ucrania, ha declarado la ley marcial tras el ataque de Rusia. «El ejército está trabajando. Sin pánico. Somos fuertes. Estamos listos para todo. Derrotaremos a todos»

El jefe de gobierno venezolano Nicolás Maduro mostró su apoyo y total respaldo en una reunión de ministros televisada el 22 de febrero del 2022: “Venezuela está con Putin.  Está con Rusia. Está con las causas valientes y justas del mundo, y nos vamos a restear cada vez más”. También hizo mención a su antecesor, el ex presidente Hugo Chávez, quien respaldó a Rusia en otros conflictos territoriales y sostuvo que la amistad con el “pueblo de Rusia” se mantendrá “por siempre”.

Cómo afecta a los niños

Save the Children alerta que más de 7,5 millones niños, niñas y adolescentes (NNA) en Ucrania están en grave peligro de sufrir daños físicos, trastornos emocionales y desplazamientos forzosos por la guerra.

Por su parte, Unicef estima que más de 100.000 niños viven a una distancia menor a diez kilómetros de los bombardeos y la línea de combate, alrededor de 150 niños han perdido la vida en el Este de Ucrania. La organización considera que cualquier acción que provoque un nuevo desplazamiento masivo de niños y niñas los situaría ante un grave riesgo de sufrir hambre, frío y enfermedades. 

El psicólogo y coordinador adjunto de Cecodap, Abel Saraiba, en su artículo Niños, guerra y la salud mental comenta que para poder abordar este tipo de situaciones, debemos comprender dos conceptos fundamentales: la guerra y el trauma. 

Según Saraiba, la guerra puede ser entendida como la desavenencia y el rompimiento de la paz entre dos o más potencias, según define el Diccionario de la Lengua Española. Y, ciertamente, eso es lo que esta viviendo actualmente Ucrania, el rompimiento de la paz; es decir, del equilibrio que permite el desarrollo, lo cual ciertamente amenaza a los niños, niñas y adolescentes.

La ocurrencia de situaciones que amenazan la integridad física, tales como los conflictos armados y las catástrofes naturales, pueden producir traumas complejos que afectan la salud mental de los niños. En ese sentido, el trauma puede ser entendido como un acontecimiento que se produce en la vida de una persona que se caracteriza por su intensidad y la incapacidad que ésta presenta para responder a él adecuadamente, lo cual produce efectos patógenos duraderos en la organización psíquica. Es decir, un evento que se produce en nuestra vida para el cual no estábamos preparados y que tiene un gran potencial para dejar secuelas en nuestra salud mental.

Varias organizaciones pro derecho del niño también se han manifestado, para visibilizar las consecuencias que trae el conflicto armado en esta población. 

  • Deterioro de las condiciones de vida de la población y los constantes despliegues de las fuerzas militares. En 2017 Unicef informó que más de 420.000 niños y niñas requerían asistencia humanitaria urgente.
  • Dado que el este de Ucrania es una de las regiones con más minas del mundo, los NNA en movimiento correrán el riesgo de perder extremidades o la propia vida a causa de las minas terrestres y los artefactos explosivos. Casi el 70% de las bajas civiles desde el alto al fuego de julio de 2020 han sido causadas por ese tipo de armas.
  • Unicef apunta que se exponen a grandes obstáculos en el camino, debido a las pocas vías seguras para desplazarse con sus familias, corriendo el riesgo de ser obligados a realizar trabajos forzados, a contraer matrimonio precoz, a estar expuestos a bandas de contrabando, o ser sometidos a la trata de personas. 
  • La ONG Aldeas Infantiles alertó que la población infantil “sufre los efectos del trauma y el impacto del estrés prolongado. A lo largo de estos años ha tenido que lidiar con la muerte de seres queridos, la pérdida de sus hogares, amigos y un entorno seguro y familiar”.
  • La misma organización afirma que se producen «alteraciones del comportamiento y de su capacidad de comunicación, ansiedad o disminución en su rendimiento académico», por lo que la organización ha instado a «velar por los derechos de la infancia» ofreciendo apoyo social no solo a los niños y adolescentes, «sino también a sus familias».

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), conjuntamente con otras organizaciones humanitarias, presta ayuda a un número incontable de ucranianos, que se han visto en la necesidad de desplazarse junto a su familia. 

Frente a esta situación, Cecodap recuerda que según el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, relativo a la participación de niños en los conflictos armados, los Estados partes deben (Art 2 y 3):

  1. Velar porque los NNA no sean reclutados de forma obligada por las fuerzas armadas.
  2. Subir la edad mínima permitida para el reclutamiento voluntario en las fuerzas armadas.
  3. Establecer medidas de salvaguarda, en caso de que el Estado acepte reclutamiento de personas menores de 18 años.

a) Ese reclutamiento sea auténticamente voluntario.

b) Ese reclutamiento se realice con el consentimiento informado de los padres o de quienes tengan la custodia legal.

c) Esos niños, niñas y adolescentes estén plenamente informados de los deberes que supone ese servicio militar.

d) Esos niños, niñas y adolescentes presenten pruebas fiables de su edad antes de ser aceptados en el servicio militar nacional.

Desde Cecodap exigimos a los Estados en conflicto retomar los mecanismos diplomáticos previstos en la Carta de Naciones Unidas y proteger en todo momento a la población civil, especialmente a niños, niñas y adolescentes. Constituye un mandato previsto en la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptar todas las medidas que sean necesarias y apropiadas para proteger a la niñez y adolescencia frente a cualquier forma de violencia, incluyendo un conflicto armado, esta protección incluye, entre otras acciones, asistencia psicosocial, refugio, asilo, acceso servicios de salud, educación y de protección.

Víctor Briceño

Víctor Briceño

Abogado de Cecodap

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

Save The Children Colombia: hay que informar a las familias sobre los riesgos de reclutamiento en frontera #CecodapLive
Saraiba: la víctima y el victimario no son los únicos protagonistas en el acoso escolar #CecodapLive
Cecodap pide a Trinidad y Tobago investigación exhaustiva por muerte de niño venezolano #CecodapLive
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER