Soledad sin filtros

Una conocida actriz se vuelve tendencia al involucrar a su hijo adolescente en la promoción de un modelo de vibradores para damas. La polémica entre quienes la cuestionan y quienes defienden su forma de criar al hijo copa las redes sociales, en un país sometido a los efectos de una emergencia humanitaria compleja y de la pandemia acechando como nunca.

No es el único caso. La vida de los llamados influencers y figuras públicas se expone durante las 24 horas. Qué cereal desayunar, la rutina de ejercicios, el color de pintura de uñas, la promoción del restaurante que te envió el almuerzo, los zapatos que vas a usar, si te peinas el copete con gomina, quiénes envidian tu nueva máquina de ejercicios…

Toda la vida expuesta ante una audiencia ávida y dispuesta a ser parte de la vida de esas personas conocidas, públicas, que te lanzan un salvavidas para sentirte parte, salir de tu cotidianidad. Figuras que cada vez exponen más imágenes o más retocadas con filtros que hagan desaparecer los rastros de la edad o que puedan quitar beldad.

Mantener la popularidad y aumentar el número de seguidores puede implicar el uso de menos palabras que leer y poses más sugerentes, prendas más ajustadas, escotes más pronunciados. Menos mensajes para pensar y mostrar la realidad y más coreografías de reggaetón.

Se vuelve una relación simbiótica entre la figura que necesita los seguidores para vender su publicidad y sentirse importante; y la masa de seguidores que necesitan sentirse alguien, poder tener contacto con ese famoso. Relaciones que implican difuminar el carácter de lo privado, por lo que podemos ver famosos compartiendo sus tratamientos médicos en tiempo real, los efectos de la quimio, la recuperación del covid.

Se crea la sensación de que la figura se debe a su público, por lo que la vida se expone en streaming, generando la idea de que se conoce todo a la vez que se ignora la  vida real sin filtros. Mientras, aumenta la soledad, el vacío y el uso de ansiolíticos y otro tipo de drogas lícitas y no que se presenta en la vida de las audiencias.

Mucho se ha hablado de que nunca seremos los mismos al salir de los tiempos de confinamiento. Quizás lo que no pensamos es que se impondría la frivolidad y superficialidad, para atenuar el miedo y el sentimiento de vulnerabilidad que caracteriza estos tiempos.

Instagram y soledad

El descanso de la Semana Mayor me permitió conocer el reporte de la investigación Aumento del uso de Instagram y su relación con la Soledad Percibida, en contexto de pandemia COVID19. Es una investigación de Vanessa Barros y otros de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales de Argentina.

El objetivo de la investigación fue indagar si existen relaciones significativas entre Soledad Socialy Emocional en adultos-jóvenes, según el uso de Instagram en contexto de aislamiento social preventivo obligatorio (ASPO) por COVID-19. La investigación partió de la hipótesis principal de que los adultos-jóvenes que utilizan con mayor frecuencia Instagram tendrán alta Soledad Social y Emocional, en contexto de ASPO por Covid-19.

De acuerdo con los resultados obtenidos, se halló una relación estadísticamente significativa de tipo negativa entre la cantidad de horas que dedican los usuarios a Instagram y la Soledad Romántica. Es decir, que a mayor cantidad de horas (entre 3 y 5 horas diarias) que hace uso la persona de dicha red, menor es el sentimiento de ausencia de relaciones de apego que el sujeto experimenta.

Los participantes en el estudio experimentan mayor carencia de relaciones afiliativas, dejando una sensación de no ser aceptados por otros y una percepción de ausencia de relaciones de apego ante menor cantidad de horas que hacen uso de la red.

Lejos de los que están cerca

Destaca el reporte de la investigación, respecto a la cantidad de personas con las que convive el sujeto encuestado, se hallan diferencias significativas, específicamente los sujetos que manifiestan vivir con cuatro o más personas en su hogar cumpliendo el ASPO por Covid 19, que presentaron predominancia de la Soledad Romántica. Es decir, mientras más son en el grupo familiar, más percepción de ausencia de relaciones de apego concibe el sujeto. La dinámica vincular dentro del hogar parece modificarse ante el encierro sostenido en el tiempo, pudiendo promover malestar que generara en cada miembro de la familia sentimientos de soledad a partir de desencuentros en las dinámicas relacionales, sin poder canalizar en otros ambientes o con otros sujetos las problemáticas percibidas en el hogar.

La generación más conectada del mundo es la más desconectada de quienes están más próximos y de sí misma. Pensar que se conoce la vida de las figuras desconociendo lo que piensan y sienten sus propios hijos.

Publicado en Efecto Cocuyo.

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

«Tener las mismas consideraciones que tendríamos con un adulto», recomendaciones para visibilizar a los niños en medios
Bullying por orientación sexual produce ideación suicida, revela encuesta #CecodapLive
«En el abuso sexual, el primer obstáculo es reconocer el delito», #CecodapLive
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER