¡Mi hijo/a adolescente lee novelas eróticas!, ¿qué hago?

En los últimos años se ha visto un auge en la publicación de libros que contienen historias que describen relaciones sexuales de manera explícita entre los personajes. En esos pasajes, uno de ellos suele asumir una posición de dominación y superioridad en relación al otro. Si bien la mayoría de este tipo de contenido está dirigido originalmente a personas mayores de edad, esa línea se ha ido desdibujando y hay cada vez más adolescentes que consumen este tipo de historias, ya sea con la compra de estos libros o a través de plataformas en Internet como Wattpad o páginas de fanfiction, en las que autores independientes publican estas narraciones con contenido erótico, representando relaciones que podrían distorsionar la realidad

Visto que la población que consume estas historias cuenta con una edad cada vez menor, varias editoriales han visto este fenómeno como una posibilidad de mercado e incluso se ha creado un nuevo género literario denominado Young Adult (traducido al español como Adulto Joven), cuyos libros contienen protagonistas que tienen entre 16 y 25 años, haciendo que sea más accesible para los adolescentes y más fácil que se identifiquen con estos personajes ficticios.

De acuerdo con la Asociación Americana de Psicología (APA), la adolescencia es una etapa de la vida en la que el ser humano se enfrenta a cambios hormonales y corporales. Además se encuentra en formación de su identidad y por ende busca relacionarse más con sus amigos, comienza a presentar interés romántico por otras personas y comienzan las conductas relacionadas con la exploración de su sexualidad por medio de relaciones de pareja. 

Los tabúes  —relacionados con la sexualidad y que pueden generar vergüenza y retraimiento en los jóvenes— resultan en un impedimento para que los adolescentes se sientan libres de conversar sobre este tema con sus padres. Como consecuencia de esto, pueden sentir la necesidad de buscar ellos mismos otros recursos con el fin de tener información sobre el sexo. Movidos por la curiosidad, pueden caer en este tipo de literatura y ahí obtener las respuestas que buscan (las cuales pueden ser presentadas de manera distorsionada).

Lea también: Ni tabú ni exposición temprana, ¿cómo debe ser la educación sexual para nuestros hijos?

¿La literatura erótica afecta a los adolescentes?

Muchas de estas historias eróticas describen relaciones sentimentales que giran en torno a relaciones de poder basadas en el género: contienen historias de relaciones sexuales entre personajes ficticios, en las que uno de ellos (por lo general la chica) asume un papel de sumisión y pasividad, mientras que el otro (por lo general el chico) es presentado como activo, superior y dominante. Además a menudo, este último personaje pone en práctica comportamientos y actitudes que representan el uso de formas de violencia o agresión hacia la pareja.

Aunado a esto, en este tipo de historias usualmente se presenta la ocurrencia de relaciones sexuales en las que el consentimiento de ambas personas no queda completamente explícito, lo cual podría conducir a que desde la perspectiva de un adolescente se produzcan distorsiones en lo que se interpreta como un comportamiento sexualmente aceptable y apropiado, pudiendo normalizarse el uso de la violencia en la relación de pareja.

Al estar en un proceso de exploración de su identidad y sexualidad, y tal como ocurre con el consumo de pornografía (el cual no es recomendable, sin embargo se hace cada día más frecuente), los adolescentes pueden llegar a identificarse con estos personajes y verlos como modelos a seguir si no cuentan con el apoyo y acompañamiento de adultos significativos que los alienten a ser críticos con el contenido que consumen. 

Lea también: Violencia en los noviazgos adolescentes, romantización del maltrato y crianza

¿Qué puedo hacer como madre o padre?

Los adolescentes necesitan de padres y madres que los respeten como personas, que confíen en ellos y con los que se puedan comunicar abiertamente sobre cualquier tema, en especial la sexualidad. 

Si nos lees y eres padre, madre o cuidador de un adolescente, queremos brindarte algunas herramientas para ayudarte a manejar este tema de manera positiva:

  • Mantente presente y disponible para él/ella: Hazle saber a tu hijo/a adolescente que estás presente y que puede confiar en ti si desea hablar sobre la sexualidad.
  • Conoce lo que lee tu hijo/a: aproximarte a los contenidos que lee el adolescente te ayudará a conocer sus intereses (y también sus inquietudes).
  • Escucha su opinión: ante todos los cambios acelerados por los que están pasando y la sensación de que nadie puede entender aquello por lo que están pasando, los adolescentes tienen una gran necesidad de ser escuchados. Entonces, permítele expresar su opinión sin castigar ni regañar. Que sepa que contigo cuenta con un espacio seguro en el que puede ser él/ella mismo/a y decir libremente lo que piensa.
  • Monitoreo vs prohibición: en ocasiones, prohibir refuerza el interés por estos temas, por lo que lo prohibido se vuelve tentador. En consecuencia, debemos ser cuidadosos al momento de orientarlos, sin actuar de forma reactiva y prohibiendo sin comprender qué les motiva a consumir estos contenidos y cómo orientarles al respecto.
  • Aliéntalo/a a ser crítico/a con lo que lee: pregúntale qué le pareció la lectura, qué opina de la forma de pensar y de actuar de los personajes o si él/ella fuese uno de los personajes, qué hubiese hecho de diferente. De esta manera les enseñamos a analizar concienzudamente la literatura que consumen, y tendrán mayor capacidad para decidir si lo que leen es beneficioso para ellos o no. Esto les ayudará a tomar decisiones acertadas con respecto a su seguridad y bienestar cuando estén solos.

Como padres y cuidadores, también resulta pertinente darnos cuenta de que pese a que podamos sentir aprehensión por el tipo de contenido que están leyendo nuestros hijos, conviene reconocer que el hecho de que utilicen la lectura como forma de recreación es algo valioso (y, por supuesto, es importante hacérselos saber). Esto hace que sea posible que exploremos junto a ellos otras alternativas que sean capaces de capturar su atención de forma saludable. 

La adolescencia puede ser una etapa difícil para los jóvenes y pueden sentirse incomprendidos, buscando algo o alguien con qué identificarse en este tipo de literatura. Pero si cuentan con el apoyo de adultos que los acompañen y los guíen en el proceso, respetándolos y escuchándolos, este camino se hace mucho más llevadero y les brinda la oportunidad a padres e hijos de establecer conexiones más profundas y significativas.

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

Save The Children Colombia: hay que informar a las familias sobre los riesgos de reclutamiento en frontera #CecodapLive
Saraiba: la víctima y el victimario no son los únicos protagonistas en el acoso escolar #CecodapLive
Cecodap pide a Trinidad y Tobago investigación exhaustiva por muerte de niño venezolano #CecodapLive
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER