«Vamos a cultivar el cambio que deseamos ver», inicia nuevo Diplomado en Disciplina Positiva

¡Aquí vamos de nuevo! Este viernes 26 de marzo, una nueva cohorte del Diplomado en Disciplina Positiva recibió la bienvenida a la familia de Cecodap. Son 24 profesionales, de 15 estados del país, que estarán durante todo 2021 recibiendo herramientas para una crianza sin violencia.

El programa académico se realiza gracias al apoyo de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) y Save the Children Internacional. Desde 2014, Cecodap lleva adelante esta iniciativa formativa, la cual tuvo como principal impulsor a Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap. Años más tarde, Abel Saraiba, coordinador adjunto tomó la batuta. La responsable actual del diplomado es la psicóloga Jannia Orta, junto a sus colegas Mariana Misticoni y Neudith Morales. También el equipo del Servicio de Atención Psicológica Crecer sin Violencia apoya las sesiones.

«Para nosotros es significativo que el equipo de psicólogas de Cecodap sean facilitadoras del diplomado. Esto significa que creemos en lo que hacemos, que creemos en el relevo y en que las herramientas realmente pueden aplicarse», expuso Saraiba, quien también es el coordinador del Servicio de Atención Psicológica Crecer sin Violencia.

En la actividad de bienvenida estuvo presente el coordinador general de Cecodap. Trapani recordó las virtudes que tiene la virtualidad, una de ellas la flexibilidad para poder impartir conocimientos. «Uno de los objetivos del diplomado es formar agentes multiplicadores. Esa es nuestra contribución para poder generar espacios seguros para los niños», indicó.

El Diplomado en Disciplina Positiva tiene una duración de 120 horas académicas, en las que los participantes podrán fortalecer los conocimientos y metodologías claves para la prevención de la violencia y la resolución de conflictos en las familias y centros educativos; a través de un enfoque de disciplina positiva que garantiza además el respeto de los derechos humanos y facilita el aprendizaje de los niños, niñas y adolescentes.

Cambiar el mundo

Para Miguel Mónaco, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UCAB, ser parte de los auspiciadores del diplomado significa poder contribuir a un mejor país. «A ustedes que están aquí, quiero decirles que ustedes son las personas que cambian el mundo. Ciertamente hay otras cosas que afectan en la vida, pero hay espacios que nosotros podemos transformar y allí es donde debemos enfocarnos», precisó el académico.

Jannia Orta explicó que en el periodo de preinscripciones recibieron más de 200 solicitudes. «Seleccionamos con pinzas, a estas 24 personas y es bueno que sepan que ustedes fueron seleccionados porque tienen un campo de réplica super importante. El objetivo de este diplomado es formar a facilitadores en Disciplina Positiva que puedan llegar a otras personas en su área de trabajo», dijo la psicóloga y responsable del diplomado.

Lea también:Estos son los integrantes del Diplomado Online en Disciplina Positiva 2021-2022

Para finalizar la primera sesión del año, Abel Saraiba reflexionó sobre los aprendizajes que obtuvo el equipo de Cecodap. Una de ellas fue darle importancia al contenido y no a la forma. «Antes estábamos concentrados en el protocolo, pero con la pandemia pudimos entender que lo importante es el fondo. Si nosotros no nos hubiésemos reiventando, la cohorte anterior se hubiese parado», apuntó.

Saraiba destacó como aprendizaje del 2020 la posibilidad de mejorar. Recordó que gracias a la tecnología, a la posibilidad de adaptar los contenidos a una nueva plataforma digital, la Disciplina Positiva puede llegar a otras ciudades del país. «La pandemia nos ha permitido llegar a lugares donde antes no lo hacíamos, no porque no viajáramos al interior del país; sino que parecía una cosa difícil. Ahora la virtualidad nos permite estar más cerca», indicó.

El coordinador adjunto enfatizó que dar paso a una nueva cohorte significa también en la confianza que tiene la institución en el poder del cambio: «En el diplomado nos aferramos al principio que nos ofrece el imperativo categórico de Kant: ‘no hacer lo que no nos gusta que nos hagan’. También soy fiel creyente de que no podemos dar lo que no tenemos. Si queremos cambiar nuestro entorno, tenemos que hacerlo nosotros. Los invito entonces: ‘vamos a cultivar el cambio que deseamos ver'».

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

«Tener las mismas consideraciones que tendríamos con un adulto», recomendaciones para visibilizar a los niños en medios
Bullying por orientación sexual produce ideación suicida, revela encuesta #CecodapLive
«En el abuso sexual, el primer obstáculo es reconocer el delito», #CecodapLive
Slider
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER

#CECODAPTIPS