La COVID-19 cumple un año en Venezuela, así van las pruebas mundiales de las vacunas en niños

vacunas nna

Los niños y las niñas también se enferman de COVID-19. Aunque el contacto con la enfermedad es menos severo igual están expuestos a la enfermedad, tal como lo ha ratificado la Organización Mundial de la Salud—. De hecho, en Venezuela, 11 niños, niñas y adolescentes han fallecido a causa de la COVID-19, según los datos publicados por Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), con base en los datos publicados por el gobierno de Nicolás Maduro.

Desde el inicio de la pandemia, del 13 de marzo de 2020 hasta el 30 de marzo de 2021, en el país 4.618 niños y niñas, de 0 meses hasta 9 años de edad, estuvieron contagiados de COVID-19. Mientras que 7.957 niños, adolescentes (de 10 a 17 años de edad) y jóvenes (entre 18 y 19 años de edad), fueron diagnosticados por la enfermedad.

Actualmente, pese a las medidas de distanciamiento social y el confinamiento preventivo implementados por el gobierno venezolano, existen 707 casos activos de COVID-19 en niños y niñas, desde edad lactante hasta los 9 años de edad. Además, 878 personas entre 10 años y 19 años de edad tienen la COVID-19. De la cifra, una parte importante de los afectados son adolescentes entre 12 y 17 años de edad, según las cifras publicada por la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), hasta el 5 de abril.

Lea también: Resultados de la encuesta sobre las consecuencias del COVID-19 en las familias

En proceso de aprobación

No fue hasta mediados de marzo de 2021, que los laboratorios de la farmacéutica Pfizer y Moderna iniciaron los ensayos clínicos de sus vacunas contra la COVID-19 para niños de seis meses hasta los 17 años de edad.

Con una última actualización de la vacuna de Pfizer para los niños y adolescentes, la empresa informó que los resultados preliminares de la fase 3 de sus ensayos indican que la vacuna es 100% segura para los adolescentes entre 12 y 15 años de edad.

“En las pruebas participaron 2.260 jóvenes y los responsables añadieron que se produjo una robusta respuesta de anticuerpos. Los efectos secundarios fueron similares a los registrados en adultos e incluyeron dolor en la zona de aplicación, fiebre, fatiga y escalofrío; principalmente después de la segunda inyección”, se lee en el comunicado de prensa enviado por Pfizer a la prensa.

Según Pfizer, sus resultados son prometedores para iniciar el proceso de vacunación en niños. Sin embargo, aún se necesita la aprobación internacional otorgada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para dar luz verde a su aplicación.

Caleb Chung tiene 12 años y participó en el ensayo de Pfizer.  En la agencia France 24 lo entrevistaron: «es una oportunidad muy especial poder hacer algo como esto porque, usualmente, solo estoy en casa haciendo deberes escolares y no hay mucho que pueda hacer para combatir el virus. Así que, probablemente, participando en este ensayo, potencialmente puedo ayudar a otros niños a sentirse seguros y a que quieran vacunarse en un futuro, cuando esté disponible públicamente».

Hasta abril de 2021, todas las vacunas que se encuentran aprobadas están diseñadas para ser administradas a personas mayores de 18 años; a excepción de la de Pfizer que puede ser aplicada a mayores de 16.

«Si la pregunta es si debemos vacunar a los más jóvenes en este momento, la respuesta es que debemos dar prioridad a la población más vulnerable, que en este caso son los ancianos y las personas con una condición médica prexistente», le dijo a BBC Mundo el doctor Shamez N. Ladhani, de la división de Inmunización de PHE.

Según Ladhani, no hay información suficiente que permita señalar que los niños o los adolescentes son un vector de infección importante como para estar contemplados en las fases tempranas de los esfuerzos de vacunación.

Para Mario Comegna, epidemiólogo pediatra venezolano, una vez aprobada la efectividad de las vacunas en los niños, los cuidadores no deben dudar en llevar a sus hijos a inmunizarlos contra el virus.

“En estos momentos aún no hay una vacuna para los niños aprobada.  Las primeras pruebas fueron realizadas para los adultos y adultos mayores. Sin embargo, se están evaluando la disponibilidad de aplicar las dosis a los niños, gracias a las fases experimentales que hacen los laboratorios”, explicó el médico a la Agencia de Periodistas Amigos de la Niñez (Agencia PANA) en una entrevista telefónica.

Lea también: Así son vulnerados los derechos de los niños durante la pandemia #PandemiaSinDerechos

Enfatizó que según los últimos resultados entregado por los laboratorios que desarrollan las vacunas, no existe evidencia de que las dosis probadas afecten negativamente la salud de los niños, niñas y adolescentes (NNA).

“No hay ninguna razón para pensar que los niños que sean vacunados tengan algún problema con las dosis contra la COVID-19. Una vez aprobada las vacunas, lo recomendable es llevarlos a inmunizar”, enfatizó el epidemiólogo, quien es miembro de la organización Vacunas de Venezuela (Vacuven) y expresidente de la Sociedad Venezolana de Infectología.

Comegna dijo que el Estado venezolano debe respaldar el Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI), del Ministerio de Salud, debido a las fallas estructurales que presenta para la vacunación de NNA.

“Hay que recordar que el PAI tiene fallas en la vacunación de enfermedades ya erradicadas en el país. Se debe respaldar o reforzar el programa para iniciar la vacunación en los niños; así como buscar motivaciones para el personal de salud, la disponibilidad de las vacunas (en el caso de que sea aprobada) y mantenerlo activo”, señaló.

Las vacunas chinas y rusas

Con la llegada de más de 100.000 vacunas al país desde Rusia —mediados de febrero de 2021— y con un refuerzo de 500.000 vacunas provenientes de China —2 de marzo de 2021— la pregunta que se hacen los padres y madres venezolanos es cuándo se podrán vacunar, en especial, en qué momento le tocará a sus hijos.

Las vacunas que llegaron al país son la Sputnik V, desarrollada por el Instituto Gamaleya de Moscú (Rusia), y la Sinopharm (de China).

En el caso de la vacuna de Rusia, se tiene planeado iniciar los ensayos clínicos en NNA a principios de junio de 2021, una vez terminadas las pruebas en pacientes oncológicos, según informó El País de España. “Se probará primero en el grupo de 14 a 17 años, después de 8 a 13 y en último lugar en los más pequeños», manifestó Alexander Gintsburg, director del Instituto Gamaleya. Agrego  que la dosis se regulará no solo en función de la edad, sino también del peso.

Las pruebas en NNA de la vacuna China están más adelantadas. La semana del 27 de marzo, el director médico de Sinovac, Gang Zeng, anunció que su suero es seguro para su uso en niños y que la farmacéutica ha presentado la documentación a las autoridades sanitarias chinas. “El estudio, iniciado en septiembre, contó con cerca de 550 niños entre los 3 y los 17 años en la provincia de Hebei. Las primeras fases de la prueba muestran que la mayoría desarrolló anticuerpos y no se registraron efectos adversos graves”, reseñó El País de España.

Mientras que la farmacéutica Sinopharm, también de China, todavía investiga si sus vacunas son seguras para los NNA. A comienzos de enero de 2021, el presidente de esta farmacéutica estatal, Zhang Yuntao, declaró que los resultados de las pruebas habían sido excelentes “en lo que respecta a la seguridad del uso de su vacuna en menores”.

Mientras llega la vacuna 

Mientras las vacunas comienzan a aplicarse en niños, el epidemiólogo pediatra Comegna recomendó a los padres seguir con las medidas de distanciamiento social. También hizo énfasis en evitar caer en teorías de desinformación publicadas en las redes sociales.

  1. Evitar lo lugares concurridos u aglomerados.
  2. Educar a los niños y niñas para que usen el tapa bocas al salir a la calle; a partir de los 5 años.
  3. Instarlos a lavarse las manos con mayor frecuencia.
  4. Y, una vez aprobada las pruebas en las vacunas en NNA, llevarlos a las jornadas de vacunación.
Lea también: La cuarentena aumenta el riesgo de que los niños sufran alteraciones de ánimo

Unicef también plantea recomendaciones para los padres para evitar el contagio de sus hijos e hijas:

  1. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante que contenga alcohol.
  2. Taparse la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo al toser o estornudar y desechar el pañuelo en una basura cerrada.
  3. Evitar el contacto directo con una persona que tenga un resfriado o síntomas de gripe.
  4. Acudir al médico en caso de tener fiebre, tos o dificultad para respirar.
  5. Mantener el calendario de vacunas para los niños, para que estén protegidos de otros virus y bacterias.

En el caso de que los niños y niñas presenten síntomas de contagio por la COVID-19, la Unicef enfatiza que los padres deben buscar asistencia médica inmediata para que puedan seguir un tratamiento adecuado: “Deberías buscar asistencia médica, pero no olvides que es la temporada de gripe en el Hemisferio norte y que algunos síntomas del COVID-19, como la tos o la fiebre, pueden ser similares a los de la gripe o el resfriado común, que son mucho más frecuentes”.

Hasta la fecha las autoridades internacionales de la OMS han dado luz verde para iniciar el proceso de vacunación de los NNA. Aún los padres tendrán que esperar y mantener los estándares de protección contra el contagio de la enfermedad pandémica.

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

«Tener las mismas consideraciones que tendríamos con un adulto», recomendaciones para visibilizar a los niños en medios
Bullying por orientación sexual produce ideación suicida, revela encuesta #CecodapLive
«En el abuso sexual, el primer obstáculo es reconocer el delito», #CecodapLive
Slider
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER

#CECODAPTIPS