«Todos somos corresponsables de prevenir el acoso escolar», apunta Trapani

El suicidio de Drayke Hardman, de 12 años, luego de ser víctima de bullying por parte de sus compañeros de clases, en Utah, Estado Unidos, se viralizó en las redes sociales, tras la publicación de su madre, Samie Hardman en la red social Instagram. La ola de indignación llegó a Venezuela, donde se vuelve a reflexionar sobre las políticas preventivas del acoso escolar.

“Este…. Este es el resultado del acoso escolar, mi guapo hijo estaba librando una batalla que ni siquiera yo podía salvar. Es real, es silencioso y no hay nada, absolutamente nada, como padre que pueda hacer para quitar este profundo dolor. No hay señales, sólo las palabras hirientes de los demás que, en última instancia, robó nuestro Drayke de este lugar cruel”, publicó la madre en su cuenta de Instagram.

Carlos Trapani, coordinador general de Cecodap, enfatizó que esta forma de violencia en el país es una realidad que cada escuela trata de subsanar con los recursos que tengan disponibles.

Durante el programa de radio de Román Lozinski, en la emisora Circuito Éxitos, este miércoles 16 de febrero, Trapani explicó que:  “Todos somos corresponsables. Tenemos que formar a nuestros niños para que puedan reportar las agresiones, a los padres para que puedan identificar factores de riesgo, a los docentes para que sepan qué hacer y cómo actuar”.

Trapani sostuvo que la sociedad debe reconocer el acoso escolar como una forma de violencia reiterada, “y se hace con la intención de hacer sentir mal a las personas”.

Vea también: Nuevos grupos de acompañamiento terapéutico abordarán la migración de padres, bullying y proyectos de vida

Para el abogado y coordinador general de Cecodap, resolver los casos de acoso escolar no solo pasa por centrarse en las consecuencias, sino también por buscar las causas y solventarlas, antes de que ocurran hechos lamentables.

“El antídoto del acoso es la prevención. Es mucho más fácil prevenir que intervenir en situaciones de acoso, porque siempre damos por sentado, que el clima escolar es afectivo y no. El clima afectivo se construye. Para poder construir vínculos de respeto y solidaridad, hay que trabajar las relaciones. Así como se trabaja las matemáticas y las ciencias, en las escuelas se deben trabajar las relaciones, las situaciones de conflicto y cómo nos protegemos frente a la violencia, para que los chicos la puedan reconocer y reportar”, sostuvo.

Vea también: El bullying en la cuarentena

Espectadores del acoso

Trapani explicó que en la idiosincrasia del venezolano se ve al “chalequeo” como una práctica normal; sin embargo, éstas burlas pueden causar afectaciones a los niños, niñas y adolescentes cuando suben de tono. “Parece que chalequear en la cultura Venezuela es chévere o divertido y no es así. Cuando la burla y el chiste hace sentir mal al otro debe parar”, agregó.

Enfatizó que en Cecodap identificó a los testigos espectadores del acoso, que permiten estas conductas. “El que acosa lo hace porque lo ven, lo observan, se siente como un líder. En la medida que las escuelas trabajan con estos testigos espectadores, con las víctimas del acoso y con el agresor, se pueden lograr estrategias para prevenir estas agresiones”, sostuvo.

Enfatizó que la observación por parte de los padres y docentes es fundamental para la identificación y neutralización de las situaciones de bullying en las escuelas. “El docente tiene un papel fundamental para la prevención del acoso. No solo deben estar para que los niños aprendan a leer o escribir, también para que los enseñen a convivir. No es lo mismo reírse con los demás a reírse a costa de otro niño”, detalló.

Vea también: El acoso escolar no es un juego, Abel Saraiba

Herramientas para los padres

En muchas ocasiones, los niños y niñas víctimas de acoso escolar no reportan los hechos a sus padres, hasta que la situación llega al ámbito físico. Trapani señala que es fundamental que los padres estén atentos a las señales que pueden dar sus hijos.

“La observación es fundamental. La convivencia en la escuela también está marcada con la del hogar. La idea es crear ambientes seguros y afectivos para los niños. Eso es un reto en Venezuela, porque tenemos un país que nos agobia. Por eso tenemos que colocar a los niños en el centro de la protección familiar”, dijo.

Recomendó a los padres a ver cambios en la conductas de sus hijos e hijas:

  1. Si llegan con la ropa rota.
  2. Si hay llanto antes de salir a la escuela o cuando regresan.
  3. Si hay cambios en su comportamientos.

“Los padres pueden reconocer las dinámicas en las escuelas, conocer las relaciones de los niños, cuáles son, monitorear con cercanía y calidez. Muchas veces el niño puede sentirse responsable, tener miedo o no reconocer el acoso como un hecho violento, por eso los papás y las mamás tienen que desarrollar herramientas para reconocer las situaciones. Estamos trabajando el acoso como la filtración de la casa,  que se deja pasar y que cuando se quiere intervenir el daño es mucho mayor”, enfatizó.

Share on email
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on facebook
Share on telegram
Share on linkedin

TAMBIÉN PUEDES LEER...

Save The Children Colombia: hay que informar a las familias sobre los riesgos de reclutamiento en frontera #CecodapLive
Saraiba: la víctima y el victimario no son los únicos protagonistas en el acoso escolar #CecodapLive
Cecodap pide a Trinidad y Tobago investigación exhaustiva por muerte de niño venezolano #CecodapLive
Slider
Slider

LO ÚLTIMO

NO OLVIDES LEER

#CECODAPTIPS